Usos del própolis

22 mayo, 2015 | Actualidad

El própolis es una sustancia que obtienen las abejas de los árboles, especialmente de las yemas, y que usan en la colmena para reducir las vibraciones, hacerla más defendible y prevenir enfermedades y parásitos. Se lo conoce como el antibiótico natural y tiene distintos usos y aplicaciones para el hombre:

Afecciones respiratorias

Se han encontrado resultados positivos en afecciones de las vías respiratorias altas, que por lo general se trata de procesos de origen infeccioso (sinusitis, otitis, laringitis, rinitis, faringitis y amigdalitis, etc.)

El propóleo se utiliza también en las afecciones de las vías respiratorias bajas (esfera bronco- pulmonar), aunque estas son más complejas ya que suele estar comprometido el intercambio gaseoso en mayor o menor medida, es por ello que preferiblemente tienen que estar controladas por un especialista. El propóleo es también muy útil para aumentar las defensas durante este tipo de infecciones.

Afecciones bucales

Se puede utilizar en odontología como bactericida bucal para el tratamiento de aftas, gingivitis, piorrea, glositis (inflamación de la lengua), dolor tras la extracción de piezas dentales, llagas, muguet, etc. En algunos casos se utiliza el propóleo como anestésico local en las diferentes afecciones bucales. Además el propóleo posee una acción que combate la caries dental por lo que su uso en la forma masticable la previene.

Afecciones digestivas

El propóleo es efectivo frente al desarrollo de la bacteria Helicobacter pylori, identificada recientemente como la posible causante de las úlceras gastro-duodenales. También estaría indicado en las inflamaciones del tubo digestivo como las gastritis, la colitis, etc.

Afecciones genitourinarias

El propóleo es un excelente antiséptico urinario, tanto para el hombre como en las ya clásicas infecciones urinarias recurrentes en la mujer. En general, estos procesos cursan con dolor e inflamación, por lo que escoger el propóleo para su tratamiento es la elección ideal ya que a su propiedad antiséptica, se le añade también la propiedad antiinflamatoria. También ha resultado eficaz en las inflamaciones de la vagina y del cuello uterino causadas por un parásito denominado Trichomonas vaginalis. El propóleo (la única sustancia de la colmena que se opone al crecimiento de los hongos) es muy activo frente a los hongos que contaminan las mucosas, especialmente Candida albicans, causante de la candidiasis vaginal.

Afecciones dermatológicas

En dermatología el propóleo posee un campo de acción muy amplio. Su uso destaca en el tratamiento de forúnculos, acné, sabañones, grietas, úlceras, callosidades, eczemas, etc. Resulta ideal para la desinfección y cicatrización de heridas, además trata también la inflamación, al tiempo que se comporta como un antiséptico tópico. El propóleo por tanto en las afecciones de la piel su utiliza como cicatrizante, antiséptico, antiinflamatorio y antimicótico.

Google+LinkedInEmail